Daniel está FURIOSO: 22F

Huellas imborrables del 22 de febrero del 2011
(De nuestros lectores) “Estoy furioso” me dijo mi amigo Daniel parado hoy, a las 8:29 en el Andén Nro 2 de la Estación Ferroviaria Once de Septiembre de Buenos Aires.
Daniel anunció reiteradas veces las tragedias del Sarmiento y las del Mitre. Daniel tiene dignidad y no los soportó más a ninguno de la Subsecretaría: Renunció a las pocas semanas del accidente.
Ellos estaban felices, casi como si hubieran inaugurado el Alta Velocidad Rosario – Buenos Aires, pues les habían asegurado que no echarían a nadie por la tragedia.
Antes del 22F, a Daniel le habían dicho “agorero” por sus anuncios de las tragedias y “que trataba mal a las concesionarias”, toda vez que presentaba un informe sobre los desastres técnicos y operativos.
En éste instante, las 8:35 del 22F de 2013, Daniel está parado en el Andén Nro 2 recibiendo las almas de quienes ya no llegan cada mañana. Está junto a muchos más que están allí, pero ninguno está por la razón que está Daniel. Ninguno había avisado de ésto. Ninguno se había puteado con más de un funcionario por cómo estaban las cosas. Todos asentían. Todos resignaban. Todos se callaban.
Cada uno que busca dibujar una simpática respuesta a un expediente de denuncia que no puede esquivar es, prácticamente, un asesino en potencia. Cada uno que libera una licencia de conductor de locomotora a quien ha demostrado ser un inútil para el puesto, es un fabricante de un inconsciente asesino en potencia.
La Señora Directora nos dijo “vamos aponer los tranvías que nos ofrezcan”, y así también los coches chinos de la línea A son más anchos de lo que deben. Y así hoy nadie se atreve a decir nada por el cumplimiento de normas en la faraónica compra de 409 coches chinos para el Sarmiento.
Daniel está cerquita de los dos metros y con los kilos suficientes para hacer un desastre si algún imbécil hoy hace o dice lo que no debe. Daniel tiene décadas de ver infamias y tragedias. Tragedias que solo tienen un nombre: COIMAS.
Coimas en el taller de los colectivos, coimas en las vías, coimas en las habilitaciones. Coimas asesinas.
Su frase de hoy fue “y que nunca me vuelva a decir alguno ‘roba pero hace‘, porque acá están los muertos de Once por eso”.
Cada alcahuete que deja pasar un expediente, cada maquinista que conduce un tren que no está en condiciones por una vía que tampoco lo está, cada inútil que no sabe nada y se pone a decidir sobre la materia técnica o política de los ferrocarriles es un asesino, pero no en potencia. Es un ASESINO, porque si no lo sabía antes, desde LAPA en el 99, Cromagnón en el 2004 y Once en el 2012 lo tiene que tener bien claro.
Cada uno que prefiere quedar bien con el concesionario, aunque ni siquiera reciba un regalito, es un partícipe directo de los asesinatos.
Una tragedia es algo fortuito. Una muerte masiva por conscientes y repetidas malversaciones es un crimen de lesa humanidad, pues han sido los actores del Estado los que armaron la picana, mojaron la camilla y suministraron la corriente. Es más, son los que habilitaron al ejecutor.
Que mi amigo Daniel hoy pueda superar el trance y seguir con la lucha por el buen ferrocarril que hoy debe renovarse y comenzar de nuevo, pero con una soberbia cara de autoridad demostrada. Él se lo ganó, y hace tiempo.

Febrero 22 de 2013, a un año de la masacre.
Jorge de Mendonça – Ingeniero White – Buenos Aires

Comments

comments

Responder

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Encuesta semanal

¿Seguirá subiendo el dolar?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...